2 de julio de 2015

IRONMAN NIZA 2015 Pº19 3º GGEE 30-34 (DQ)




A estas alturas creo que los que me conocéis ya sabéis todo lo que ha ocurrido, lo bueno y lo malo. Siempre hago una crónica después de mis competiciones, y esta vez no va a ser diferente, aunque si más doloroso.

Empezaré confesando que muy pronto, más que un niño, me di cuenta de que todo me costaba más que a los demás. Si un amigo necesitaba un día para sacar un notable en el cole yo necesitaba 3 días para un 5. Si un colega jugaba al futbol bien por su calidad, yo necesitaba correr el doble para lucir la mitad…y así en todo. En honor a esa forma de ser, diré que sigo currando como el que más en todo lo que hago, y así he preparado este IM.

A Niza viajé con mi pareja, y al día siguiente llegó mi hermana y mis sobrinos Emilio y Alex. De modo que apoyo no me falto ni un solo instante. Nos alojamos en un apartahotel muy cerca de la zona de meta y los días previos pasaron en una especie de calma tensa. Una mezcla de ilusión y mucho respeto a la prueba, algo así como lo siente un estudiante cuando ha preparado con toda su voluntad un examen. Ganas de hacerlo bien mezcladas con un acojone importante.

La noche previa ya sabéis como es. Cena a las 7-8 de la tarde, intentar dormir a una hora imposible y darle vueltas y más vueltas a la cama deseando que sean las 4.00 de la mañana para empezar nuestro gran día, ese que hemos preparado con tantísimo esfuerzo y cariño.

Llegamos a la zona de boxes donde realizo el protocolo de costumbre. Bidones, ruedas, servicio, neopreno. Estoy relativamente tranquilo y me dedico a visualizar lo que me espera. Tomo referencias de donde se encuentra la bici, las bolsas y el sentido en el que he de recorrer la transición para no tener dudas en carrera. Todo OK y a la salida. Caliento 200mtrs y me siento en primera fila del cajón de menos de 55´. Veo a los míos colocados en un sitio espectacular y tan solo añoro tener cerca de alguno de mis amigotes con lo que suelo compartir competiciones. Los “pantalones” que me suelen acompañar en las competiciones han llegado a tiempo y me siento con muchísima motivación y las ideas muy claras de cómo voy a arrancar esta competición.

A las 6.25 dan la salida de los Pro unos 50mtrs mar adentro, son pocos y no es muy espectacular. A los 5´dan nuestra salida, mas de 2.700 personas se adentran en un mar en calma justo al amanecer, debe ser espectacular desde fuera. Desde dentro es otra cosa. Para no hacerme daño con los cantos rodados de la orilla (ni un gramo de arena) me tiro rápido al agua y lo doy absolutamente todo para no verme atrapado entre la gente. Se sale fortísimo y tan solo voy pensando en aguantar de 20 en 20 metros. Me digo “aguanta un poco más, un poco más, un poco más…” y parece no terminar nunca ese instante en el que no puedo bajar el nivel de esfuerzo. Es agónico. Lógicamente me llevo algunos buenos palos a los que respondo con evasivas, no perdiendo energías en nada más que en evitar contacto, Pero el damnificado es mi Bryton que se lo traga el Mediterraneo. Cuando llevamos 500-600mtrs todo empieza a estirase y ordenarse, me veo en cabeza junto a 4-5 más y vamos a un ritmo brutal, pero es mi día y no pienso renunciar a una buena natación, la mejor de mi vida. Nunca me he esforzado tanto.

Cuando llevamos 1.400-500mtrs aprox. el ritmo baja lo justo para no colapsarme, voy a tope pero un tope más sostenible y así terminamos la primera vuelta (2.400). Veo con asombro al salir del agua que voy en el grupo de cabeza, piragua incluida, menuda currada ufff, incluso me parece ver un grupo de pros tan solo unos metros delante nuestra. Veo a mi familia y les saludo en el punto de giro para regresar al agua pq creo que no me han visto;-) y de nuevo nos tiramos al agua intentando sobrevivir a las duras piedras de la orilla. Segunda vuelta (1400) un punto más relajada y a T1 pasando el reloj en 58 min clavados, así que he nadado en menos de 53 minutos, voy el 5º de todos los grupos de edad y el 14º de la general. Me parece escuchar ánimos para Víctor del Corral que ha salido 5´antes pero me parece surrealista y sigo a lo mío. T1 normal, “a bolsas” en la que cojo el dorsal con los dientes mientras me pongo el casco corriendo y luego el dorsal. No me pongo calcetines, línea de montaje y a por los 180km.



Mi actitud al comenzar no es de empezar tranquilo pq queda mucho, sino la de “ahora tocan 20km llanos que es lo tuyo” y el ritmo se parece más al de ½ IM. Al salir de Promenade se levanta un viento de cara bastante fuerte, que luego se tornaría en la dirección contraria a la vuelta por el mismo punto, lo cual hizo lentos los tiempos en bici. Pronto llega el primer repecho de unos 600 mtrs con pendiente que llega al 18%, voy completamente solo y creo entender que voy entre los 20 primeros. A este repecho le sigue otra subida encadenada de unos 4 km sin mucho desnivel y una zona mas larga que sigue ascendente pero mucho más rápida que desemboca en el km 48-49 en el inicio del Col de l´Ecre. En uno de los repechos donde quito el plato se me sale la cadena, pierdo un minutito que me pone algo nervioso pero se arregla rápido y a seguir igual. Mi estrategia en los puertos es la misma siempre, empiezo a ritmo y el ultimo tercio a saco y a respirar en la bajada. Pierdo algún puesto pero ninguno es de mi GGEE.

Sobre el km 68-69 se termina el puerto, hay un avituallamiento especial (Special Needs), y aquí llega la madre del cordero. Llevo varios km con un bidón vacío del que me quiero deshacer, y entiendo que este punto es el avituallamiento que toca y no habrá otro hasta 20-30km después. No tiene zona “eco” pero hay dos triatletas parados dejando su bidón y cogiendo su special needs. Varios voluntarios los rodean y yo lanzo el mío a los pies de un voluntario para que lo recoja. Una moto que me acompaña casi todo el rato, y va unos 20mtrs tras de mi, se acerca a reprocharme ese acto. Lógicamente mi intención no es la de ensuciar el entorno, por eso lo lance a los pies de un voluntario. Pero en un Francés que no entiendo logro discernir que el lugar no era el habilitado para residuos. La juez maneja en las manos unas tarjetas de plástico y mantiene una conversación con el piloto de la moto. Yo le pregunto que si estoy amonestado, sancionado a penalti Box o descalificado…no me contesta y sigue hablando con el piloto. Le pido que me hable en ingles. No es que yo lo hable fluido, pero algo puedo entender más que el Francés. No me paran, no me dejan claro que sucede, no me muestran una tarjeta, comienza la bajada y todo termina con un go-go-go. Todos los triatlones de media y larga distancia en los que he competido han tenido una zona especial para tirar nuestros residuos, lógico, imaginad que tiramos miles de bidones al medio ambiente, menudo desastre. Yo siempre los he respetado y los envoltorios de barritas, sales, geles etc los guardo en la pierna, entre piel y mono, aunq a veces se hace incomodo al pedalear hasta llegar a T2. Aquí lance el bidón en un lugar erróneo pensando que al ser una zona de avituallamiento y con voluntarios, era equivalente. 2km después estaba situado el avituallamiento “ordinario” y me quedé un poco con cara de tonto al ver la zona “eco”.

Sin más, seguí compitiendo. Pensé que era un reproche, como otras veces se ha acercado un juez a advertirte que no estas a 10mtrs sino sobre 8 y que te separes algo más. Pues estupendo, haces caso a las instrucciones, pones mayor cuidado y sigues. La verdad es que no le di mucha importancia hasta la mañana del lunes cuando vi que me quitaban de la clasificación. Pasan 3h de bici y llevo 241w medios, me siento genial.

Siguen dos subidas de unos 5-7km y otras dos de 2-3km con zonas espectaculares, hasta llegar al km 120 donde todo torna en descendente. A partir del km 135-40 empieza una bajada bastante peligrosa con travesías de pueblos y un asfalto que en puntos concretos presenta bacheado peligroso. Me pasa un grupo a una velocidad brutal, la verdad es que fuí muy conservador en las bajadas durante todo el día.

Llevo a los últimos 20km y las piernas van de cine rodando de nuevo entre 240 y 270w. Los km de bajadas han reducido la media de watios y subido la velocidad y al legar a T2 llevo 208 medios y 173km pues Niza está algo corto en este sector. He podido comer muy correcto. Un bidón de medio litro con 3 geles de fresa de 226ers y 1 de café con cafeína, otro de 750 con 6 geles, 4 normales y 2 con cafeína y dos capsulas de sales Sub-9 que van de autentico lujo. Y dos barritas de 226ers que consumo durante las bajadas.

He perdido algunos puestos en estas 5h17, y considero que ha sido una bici lenta para lo que tenía pensado, pero me bajo a correr 4º de mi grupo de edad con solo uno fuera de mi alcance (quedó 4º de la general). Transición algo lenta por tirar mis residuos a la bolsa donde dejé el casco, por ponerme los calcetines etc y a correr con un calor importante y muy poco aire que refresque.

Salgo a ritmo controlado, sin referencias pues perdí mi Bryton en el agua pero con el respeto de lo que quedaba por delante. Escucho los ánimos de los míos que aguantan el calor poniéndome su mejor sonrisa, impagable. Alex y Natalia han alquilado una bici para poder seguirme aunque sea de lejos.


Primeros  5km a 4.04 (sin saberlo), siguientes 5km a 4.12…y así voy dejando caer la velocidad según me va pidiendo el cuerpo. Intento no “saltar” corriendo, llevar mucha cadencia, no hacer daño. No paso por las duchas para no mojar mis pies y evitar ampollas. Caen otros 11 geles y una capsula de sales más. Me entra todo y el estomago va tan de cine que ni me acuerdo de él. Cuido la hidratación en cada avituallamiento, todo marcha. Natalia y Alex me cantan que he adelantado a uno de mi grupo y otro ha petado justo cuando me pasa “Momo” volando (2.54), así que voy 3º y el 4º va a 8 minutos. Sigo bajando el ritmo según me pide el cuerpo y paso la media maratón bastante entero. La verdad es que no puedo contar mucho más. Sobre el km 32-33 ya estoy deseando terminar, logro correr por debajo de 4.50 todo el rato hasta en mis peores momentos, se nota de más el calor, es asfixiante y tiro de duchas en la ultima vuelta ya sin miedo de sufrir ampollas muchos km. Como siempre que se acerca una meta las piernas rejuvenecen decenas de km atrás y a falta de 500mtrs no puedo dejar de llorar tras mis gafas. 3h11 de maratón, la mejor que he corrido en IM, con el calorazo que pegaba!


Han sido varios meses de mucho esfuerzo y sacrificio preparando esta prueba. No solo mío, sino de todo mi entorno. He currado sacando lo mejor de mi, no valgo más que lo que di ese 28 de junio desde las 6.30 de la mañana hasta cruzar la meta. Como siempre que doy lo mejor de mi, me acuerdo de mi madre, y le dedico mi victoria a ella. Siento el orgullo de haber conseguido un objetivo que me hacía despertar cada mañana con ilusión y felicidad. Me siento bien conmigo mismo por la determinación con la que he afrontado el proceso. Me acuerdo de todos los amigos que han compartido entrenos conmigo, que han sido muchos. De mi entrenador Gelo que sabe sacar lo mejor de un aficionado como yo, de Bego, de mi familia, los que están y los que no han podido venir, de mi padre que siempre me apoya y me pregunta por los km que he hecho “ese día” y por que pueblos he pasado. Un objetivo y un sueño, todo en uno.

Ya sabéis el final de la historia. Por la noche a las 10 era el 19º de la general, 3º de mi grupo de edad y había conseguido Slot para Hawaii. Al despertar a las 8 de la mañana estaba descalificado. Un día duro. Hablamos con el director de carrera e intentamos recurrir o reclamar, como minimo poder contrastar información con la Juez que sancionó. Pero este empresa entiende la justicia de una forma muy particular.

A toro pasado contaros, amigos míos, que no cambio vuestros mensajes y llamadas de apoyo, animo y cariño por ningún Hawaii, me habéis abrumado completamente. Y que de momento he dejado de compartir el sueño que la WTC quiere que tengamos los triatletas.


  

4 comentarios:

  1. Que grande Rafa!!!!espectacular tu carrera y tu forma de afrontar la injusticia por la descalificacion. Mucho mucho animo. crak!!!!

    ResponderEliminar
  2. Me he quedado a cuadros, te vi la posición el mismo día de la carrera y ya esperaba esa crónica de hawai, que cabrones, pero bueno para adelante que puedes con lo que te propones.

    ResponderEliminar
  3. ¡Madre mía! Como se enteren que el reloj se hundió en el mar te hacen responsable de la contaminación marina, a saber a que te condenan... ¡Bonita actitud deportiva!

    ResponderEliminar