7 de junio de 2016

TRIATLON FUENTE ALAMO 2016 Pº3 GGEE

Menuda temporada llevo, y “lo que te rondaré morena”. Arrastro una lesión de esas raras que si le metes se queja y se le sacas pues llora. Y así ya van casi dos meses, aunque creo que empiezo a ver la luz al final del túnel y quizás pueda disfrutar de la segunda parte de la temporada de tri en septiembre y octubre. Si a esto le sumamos que las personas que solemos estar muy activas y con ganas de guerra, nos ponemos inaguantables con estas cosas…menudo añito.

Así llegaba a Fuente Alamo, inscrito para acompañar a Natalia y mi sobrino Emilio en su gran reto, y es que para ser un sprint, Fuente A. lo pone complicado, sumando siempre a su desnivel una climatología desconcertante.

No puedo negar que ir “ a disfrutar” me gustó por un día. No se pasan nervios, nada te perturba, eres pura alegría... Y así competí, con la intención de jugar un poco y poder cruzar una meta más, hacerla parte del camino hacía metas que me ilusionen más.

Tras ver la salida femenina, la Elite y la de los jóvenes, es nuestro turno. Salgo corriendo y si no me quedo el último poco me faltó. NO nado hasta que no veo un hueco por el que colarme y es entonces cuando aprieto hasta la primera boya donde alcanzo cabeza de carrera. Lógicamente no es la salida élite donde a los 30 primeros no les hubiera visto el pelo pese a nadar a 1.22/100 sin neopreno según mi GPS. Cuando voy a salir del agua, tropiezo con algo en la orilla y caigo de boca al suelo, sin manos, que risitas escuche, lógico;-)
Salgo 4º de T2 y tardo unos minutos en coger a cabeza de carrera para ir haciendo camino unos 4. Dos no colaboran y decido tensar un poco para quedarme con el otro chico con el que hago camino. En mi pensamiento de no hacer todo el llano solo intento animar a mi compañero a coronar juntos el alto y en ese impas nos caza otro chico que viene desde atras. Cuando bajamos me doy cuenta que el viento lateral-favorable es tan fuerte que podría haber hecho el esfuerzo solo, aunque la verdad es que ni eso me apetecía. Vamos bastante rápido(38kmh media) y casi nunca recibo un relevo, aunque ir a rueda tampoco cundía para mis compañeros. Ya en Fuente Alamo al bajar de la bici me golpeo el pie con la acera y me cuesta tener los dedos morados 4 días, no caigo al suelo porque un triatleta mayor de una salida anterior me sostiene para que no me estampe, y lo consigue. Veo que pese al dolor no hay nada roto y decido correr a 4,30/km para dar un pasito en la recuperación de mi lesión, pero sin arriesgar. Pienso que si cazo a Natalia quiero entrar con ella en meta, pero hace mejor carrera de lo esperado y no la pillo por 3 minutos.

A Emilio que había salido 15´delante si lo cazo, y el tío se va pegando un carrerón, concentrado, sufriendo, siento mucho orgullo de ver que esa imagen lo refleja como persona. Un tío currante y esforzado, para mi, la mejor de las virtudes. Le doy ánimos y le digo que nos vemos en meta.

Se que hay 2 de mi salida que van delante pero detrás no veo a nadie(en los puntos de giro) corriendo rápido, y al mirar mi GPS me doy cuenta de que no voy a 4,30 sino a 3,59, así que a meta 3º y más feliz que una perdiz.


El plan es correr en 3 semanas el olimpico Triwhite de San Javier, un poco mejor en agua y bici e intentando correr similar (pero 10km). Y en otras 3 semanas hacer lo propio con el Half de Vitoria. NO tengo claro que pueda tener una recuperación tan lineal, pero con cuidado y paciencia voy a intentarlo. Mentalmente mis objetivos se concentran en un mes desde finales de septiembre hasta finales de octubre, por fi por fi por fi….quiero llegar!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada