27 de mayo de 2011

IRONMAN LANZAROTE: RUN

Casi todo el mundo me pregunta estos días, no como se entrena para una cosa así(pues no hay entreno que te prepare para esto), como no se falla un solo día, o como puedes convertir lo que aparenta ser un sufrimiento en un placer, sino… en que piensas durante todas esas horas???

Veréis, cuando empieza la prueba eres un nadador. Te concentras en tu respiración, en deslizar, en encontrar tu grupo y pies a seguir. Como afrontar las boyas, y así en cada vuelta. Al salir del agua olvidas lo que has hecho y te trasformas en ciclista. Ahora solo importa lo que eres capaz de comer y beber, tu fuerza en cada pedalada, postura aerodinámica, cadencia para no tostar las piernas. Como afrontar una subida, y una bajada fuerte. Pasan los km, las horas…Llegas a T2 y te transformas en atleta. Ahora eres un consumado corredor. Te calzas tus zapas, te proteges la vista y miras tu GPS. Ahora importa tu ritmo, ese que tanto has entrenado, con el que te muestras confiado, cómodo, pero competente. Comes lo que puedes, bebes lo que no te tiras a la cabeza, y las piernas dan lo que el agua y la bici les han dejado.

Son las 13.30 de la tarde aproximadamente, hora perfecta para correr un maratón en una zona tropical verdad? Y mi gran incógnita es saber que me he guardado.

Ay! Entro en T2 y un voluntario me recoge la bicicleta, otros dos me señalan dnd tengo colgada la bolsa con las cosas de correr. Me meto en otra carpa similar a la de la T1 pero en el paseo marítimo, estoy solo. Me ofrecen vaselina pero otra vez me hablan en otro idioma ingles-alemán...japonés al fin y al cabo jeje vaselina nooooooooo tontorrona!! Me calzo las zapas, la visera blanquita y a correr.

La carrera a pie consistía en 42.2km que se realizaban en tres vueltas. Una larga de unos 21km y otras dos más cortas que rondaban los 10.5km, o eso me marcó el GPS. El trazado era más o menos recto exceptuando los 180 grados de los puntos de giro y con un ligero sube y baja que se tornaba exagerado con el paso de los kms. Comienzo a correr a sabiendas que he comido poco pero había bebido lo suficiente. En ese momento unos 13 geles y un bocado de barrita energética acompañado de 5 bidones. Para el siguiente Ironman ni me lo pienso. Hay que meter tres bidones con 5 geles cada uno en la bici.

El ritmo al inicio es muy alegre, rondando los 4.10-20min/km y no dejándome llevar por que no quería llegar fundido al km 20. En esas que voy ahí súper feliz por que me noto las piernas como si no hubiera hecho la bici….y el dorsal 11 de los pro con el que había hecho el último tramo de bici me adelanta como si yo corriera Ironman y él un tri sprint (2h58 se pegó el coleguita en la maratón). Al poco noto como alguien se coloca justo detrás mía. Al terminar el Boulevard y llegar al aeropuerto el viento no tiene obstáculos y me sacude muy fuerte. Vuelvo a mirar y veo que esa persona es una chica, pero no una cualquiera. Cada persona que nos cruzábamos fuera atleta o espectador, la saludaba y animaba. Una bici de la organización me advertía de que se trataba de la 2º mujer. Yo seguía a lo mío y justo cuando el viento golpeaba con más fuerza, esta chica más se arrimaba a la espalda. Yo miraba de reojo y en esas que me pregunta en un ingles muy básico (la pobre hacía por que la entendiera pese a mi condición de español de pueblo) que si me importaba que se quedara justo detrás…por el viento. Yo solo hice un gesto con la cabeza asintiendo.

La noche anterior a la carrera intenté relajarme leyendo la revista que regalan con la recogida de dorsal, en la que, entre otras cosas, comentan el curriculum de los pro. Natascha Badmann había ganado 6 veces el Ironman de Hawaii ufffff que pasada, y con esa me tocaba compartir la carrera a pié. No se a vosotros, pero a mi me cuesta coger un buen ritmo de carrera si no tengo referencias (mis buenas marcas en media y maratón son gracias a Gelo). Así que, que mejor referencia!
Le cantan 7 minutos con la primera y me pregunta que si mi deporte favorito es correr. Yo no se que decir y le digo a todo que “yes” jajaja off course!!!! Así que me siento por momentos obligado a seguir a buen ritmo. Me pregunta el ritmo por km y los km que llevamos pues ha visto que voy controlando todo el rato con el GPS. El ritmo se estanca en 4.20-30/km durante casi toda la Maratón. Cómodo a la respiración y pulso pero al fin y al cabo duro al paso de las horas y el calor.
Como unos 8 geles durante la carrera a pié lo cual hace un total de 21 geles y media barrita (muy poco). En cada avituallamiento me bebo un vaso de agua y me tiro dos o tres por encima para aliviar el calor. Las zapatillas chapotean un minuto y en seguida se secan.

Ya en el km 15 empiezo a acordarme de que he bebido mucho y no he podido hacer pis. Si, habéis leído bien, pis. Imaginad vuestra barriga con 4-5 litros de agua, y 8 horas sin hacer pipi!. Pero como me desmarcaba yo al toilette, si estaba entregado a la causa de intentar ayudar, a la moza esta, a coger a la primera. En un punto de giro le cantan 10 minutos, así que el ritmo no es suficiente. Ella no deja de animarme diciéndome que vamos rápido y que estoy haciendo un buen trabajo. Incluso bromea con que me voy a hacer famoso por que una cámara de la carrera nos sigue muy de cerca. Hay gente que sabe ponerte de su lado, que lo pases fatal y que encima lo hagas con gusto, y así fue.

En el km 20 ya no iba tan cómodo, pero ella tampoco, lo notaba y bajamos el ritmo un pelín, lo justo para volver a sentirme fresco. Me lo hacía encima!!! Así que le digo que no puedo más y ella me coge de la camiseta, me pone delante suya otra vez, mientras comenta que es normal en la maratón, come on! come on! Jo, es mi destino pasarlo mal con las mujeres o que??!?!?!…pero es que hasta en mi primer Ironman! No me lo creo jajajaja

Pienso que toca seguir hasta que el cuerpo aguante. Hace rato que Ivan me adelantó pero yo a su vez había adelantado a ilustres como Cuenllas o Tejero. Rondaba el puesto 26 de la general en ese momento, 4º de mi grupo y Hawaii era más que seguro salvo accidente…sinceramente, no me lo creía ni yo.

Natascha insistía en hacer la curvas por dentro, independientemente de por dnd estuviese marcado el camino, los conos o las personas que venían de frente.
La organización concede ciertos privilegios a los primeros clasificados. La bici que anuncia el puesto 2º tb se adelanta en los avituallamientos para avisar que necesita ese Pro en concreto. En este caso y a modo de curiosidad, coca cola, geles, y agua. Yo por vergüenza torera no acepté la ayuda que ambas me ofrecieron en agradecimiento. Incluso me ofreció de su avituallamiento especial, pero una mezcla de vergüenza y desconfianza de lo que llevaría ese bote me hizo rechazar educadamente la propuesta.

Llegamos al km 30, ahí ya voy con una tostada considerable. Noto que no son las piernas lo que me frena, es que voy corto de comida y siento flojera. Bueno, eso lo digo yo, pero es como el que dice que le sienta mal el hielo de un cubata. Vamos que la flojera era por la comida y no por llevar 9 horas a cuchillo jeje.

Le digo a la señora ésta que “Nice to meet you…see you in finish line”…pero vamos en plan indio apache y con la mirada diciendo vete ya por ahí y déjame en paz que no puedo más. Pero nada, erre que erre. Me dice algo así como que teníamos que entrar juntos en meta, pero yo ya se que como mucho aguanto 3 o 4 km.

Varias veces me sucedió algo increíble. No creo en nada raro, ni cosas paranormales ni espíritus ni nada de eso. Pero he de confesar que en cada momento duro de la carrera solo podía pensar en un persona. Era como si me abordase una fuerza que no era mía. Me llevaba, os lo prometo, en contra de mis piernas, de mi mente, de mi ánimo. Ahí ya lo había dado todo, rebuscaba pero no encontraba. Pero ella estaba allí y no me dejaba rendirme, parar o andar si quiera. La imaginaba allí animando como la que más, como le habría gustado estar allí conmigo.

Así pasaron los últimos km. Ya en el 36 me despedí de Natascha con un gesto que no necesitó palabras. Tan solo con mirarme, supo que no podía continuar. Ya era una lucha contra mi mismo. Perdí varios puestos y el reloj me decía que mi ritmo no bajaba de 5.25-30/km. Los repechos ya era montañas pero no quedaba nada. Ultimo km, el ruido de la megafonía, la música, la gente. Hawaii, el sueño de tantos meses, estaba conseguido. Todo había merecido la pena, los madrugones, correr a las 12 de la noche hasta costacabana en pleno invierno….mil sacrificios.

3h15 minutos después dejaba de ser un consumado atleta para entrar en meta y volver a ser un triatleta algo redondo. 9h47 puesto 30 de la general, 6º español y 6º en mi grupo de edad. Plaza para Hawaii 2011. La fiesta de triatlón para la que montábamos una fiesta en casa de Gelo la vería en directo este año.

Le dedico al cielo mi esfuerzo, espero que te llegue.

La chica de la carrera me espera en línea de meta. Tuvo el detalle de ponerme la medalla, traerme bebida y darme un abrazo. Ya puedo contar que una leyenda viva del triatlón ha tenido un detalle así conmigo, un mindundi de medio pelo. Veo a Gelo y Emilio, a los q abrazo a través de una reja. Me pasan a mis hermanas y hermano al teléfono pero no puedo hablar, tan solo me sale toda la rabia que llevaba dentro en forma de lagrimas. Todos los que han creído en mi. Lo mucho que he dado para esto. Por todos los que me han apoyado, esas medias sonrisas al pronunciar la palabra Hawaii…casi media hora después no podía articular palabra. Ella en mi mente y mi corazón. Y un sueño cumplido a fuerza de trabajo.

12 comentarios:

  1. Buahhhh, impresionante imaginarme todo lo que has vivido en estas palabras, de verdad que me emociono de leerte!!!!!!!! Impresionante Rafita!!jejejeje. Un abrazo amiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiigooooo

    ResponderEliminar
  2. He conocido este blog a través de mi amigo Lucas que a su vez es amigo de Alex, el también triatleta.
    Que sepas que, joder, me emociona leer tu blog, y espero estar algún día lo bastante loco como para meterme un triatlón entre pecho y espalda. De momento intentaré correr una maratón.
    De verdad que me he emocionado y se me han saltado las lágrimas, eres un ejemplo de superación.
    Enhorabuena por tu clasificación para Hawai, y espero que escribas pronto para seguir sintiendo el triatlón de cerca.
    Eres más grande que Rocky Balboa ahí es na.

    ResponderEliminar
  3. Me dice Lucas que me identifique, soy Víctor León, encantado jajaja.

    ResponderEliminar
  4. Gracias todos por los ánimos. El primero creo q es Dani, pero ni idea jeje Gracias por los ánimo David...yo lo voy a dar todo en Hawaii peeeeero tu tienes que hacer uno de estos ya ehhhh
    Victor: muchas gracias a ti tb. Me ha llegado al corazón eso de compararme con Rochy jajajaja que crack. Te diré que en mi humilde opinión la maratón individualmente considerada es mucho más dura muscularmente y en cuanto a dolor físico se refiere...yo hice sevilla y fue muy doloroso. Así que si lo consigues, será una gran proeza. No le restes mérito pues hay gente que lucha toda su vida para conseguirlo. Mucho ánimo y si necesitas algún consejillo y yo puedo ayudarte con lo poco que se...aquí me tienes.

    ResponderEliminar
  5. Acojonante tío. Eres el puto centro de atención allá por donde vayas ahora mismo, estoy seguro. A ver si con éstas se te acerca una tía de forma más amistosa que la triatleta famosa esa jeje.

    Espero que cuando vuelva a verte aún tengas ganas de seguir contando tus historias del finde pasado. Un abrazo

    A. Sáenz

    ResponderEliminar
  6. Victor: No dudes que cuando vaya a preparármela, si me curo de la rodilla, te pediré consejo sin duda. Gracias por tu apoyo, sigue asi crack.

    ResponderEliminar
  7. Eres un mariquita, has conseguido que me emocione al leer la cronica....algo asi siento yo a veces al correr, esa emocion que mezcla risa y llanto.
    Enhorabuena de nuevo, y ahora : DESCANSA

    ResponderEliminar
  8. Uno llega al final del post con casi tanta emoción y tan pocas palabras como tú al llegar a meta. Y eso que parte de la historia la conocía. No puedo decir nada más sin estropear la enorme belleza de lo que has logrado, de por quién lo has logrado y cómo lo has transmitido.

    Un ABRAZO.

    Pedro.

    ResponderEliminar
  9. Tio si ya terminar un Ironman es digno de elogio, termianrlo en esos tiempos es una autentica locura!!!

    Soy hemano de Pedro currante del Club de Mar,sigo tu blog desde hace bastante tiempo y tenia marcada la fecha de tu estreno en la distancia como algo a tener en cuenta...a los que soñamos con hacer un TRI de esta distancia nos da por ahi...segui en directo la prueba, sabia por dondes ibas en cada momento, bien por el Facebook a traves de Gelo, bien con los tiempos de paso, te vi llegar a la T2 y corriendo un ratito...en fin que me pase ese sabado sufriendo un poquito por ti y flipando de los ritmos en losque te mueves....

    solo queria felicitarte por la gran carrera que has hecho y por saber transmitir tan bien tus emociones.
    ;)

    ResponderEliminar
  10. Saez: El blog merece la pena nada más que por tener algún contacto esporádico con amigos que no suelo ver;-) A ver cnd te dejas ver por aquí...un abrazo

    Pablo: Contigo tb he compartido parte del caminito ehhh hombre de poca fe...si el gordito lo ha conseguido...los galgos lo teneis chupado;-)

    Pedrulo: NO te digo nada...y a ver si este finde me pego el viajecito a madrid. No se me ocurre mejor persona por la que romper el mal royo que me da esa ciudad jeje

    Barrilete: Jo mensajes cm este me llegan alto y claro. Gracias por los animos, la enhorabuena pero sobre todo por haber estado ahí conmigo. UN saludo

    ResponderEliminar
  11. NO DEJARAS DE SORPRENDERME! ADEMAS DE SER UN CAMPEÓN ERES UNA BELLÍSIMA PERSONA, CONSEGUISTE EMOCIONARME CON TUS SENTIDAS PALABRAS. SEGUIRE TU PRUEBA EN HAWAII Y SIGUE DISFRUTANDO!!

    ResponderEliminar